martes, 19 de enero de 2010

Espíritu innovador

He leído en un blog una frase que me ha gustado mucho:



(...). Y es que la diferencia entre un visionario y un loco se escribe con tinta fina.

En cualquier caso, el riesgo merece la pena y aunque no pueda tomarse por norma romper esquemas, no seguir la tendencia, abre nuevas perspectivas a menudo muy agradables y provechosas.


¿Qué os parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario