jueves, 18 de febrero de 2010

Cuaresma

Ayer fue Miércoles de Ceniza, lo que significa que estamos ya de pleno en Cuaresma. Tiempo para el sacrificio y la oración en espera del gozo de la Pascua.


Tiempo también de agitación cofrade. La arena de nuestros relojes se tiñe de morado y se vuelca hacia nuestras Hermandades, ésas que tanto trabajo y tantas satisfacciones suelen darnos.

Y a mí me da en la nariz que esta Semana Santa va a ser diferente a las últimas. Y creo que me divido entre la indignación, una cierta vergüenza y un sincero alivio. Demos tiempo al tiempo.

Tiempo de sacrificio y oración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario