miércoles, 4 de septiembre de 2013

Kaká no está, Kaká se fue.

Lo puse en twitter y lo mantengo: por fin se fue.

También reconozco que cuando el Real Madrid fichó a Kaká me alegré, y mucho. Incluso más que con el fichaje de Cristiano Ronaldo, pues pensaba que se había fichado a ese jugador que arrancaría con zancada poderosa y elegancia como para recordarnos, levemente, a Zidane.

El caso es que su fichaje, entonces una alegría, ha sido de lo peor que le recuerdo al Madrid junto con Baljic y Canabal. Al menos espero que, como dijo FP, su fichaje se haya amortizado económicamente (lo cortés no quita lo valiente y en muchos lugares del mundo sigue siendo un ídolo futbolístico).

Para mí es, de lejos, el mercenario más mercenario que ha pasado por Chamartín. Recuerdo con más cariño al bueno de Anelka jugando al tenis en su casa mientras la plantilla entrenaba.

Sea como fuere, menudo lastre se ha quitado el Real Madrid. Tanta paz lleves...

No hay comentarios:

Publicar un comentario