viernes, 2 de noviembre de 2012

Ser o no ser, soso es la cuestión.

En la última entrada y a propósito de uno de los componentes del grupo Los Secretos dije ya que haría una entrada sobre la gente sosa. Ese componente es Ramón Arroyo, guitarrista:


Más o menos la cara que exhibe en esa foto es la que mantiene lo que dura un concierto. Y digo "más o menos" porque a veces incluso parece cabreado. Claro, choca. Choca porque este tipo es músico y siempre el estereotipo del músico nos plantea a un personaje vivo, acaso bohemio, excesivamente animado o entristecido pero nunca hierático como este señor. Y diréis que qué habrá hecho el angelico para merecerse este repaso que en realidad no lo es. Pues no ha hecho nada especial salvo estar en el sitio adecuado en el momento preciso como para prestarse a servirme de intro en esta entrada.

¡¡Porque yo soy un soso!! Soy de esos que hablan poco o nada, que suelen tener el semblante serio, que disfrutan de su soledad y que pocas veces (nunca, diréis) hacen alguna locura.

Ala, pues os equivocáis. Que no somos sosos, que estábamos de parranda. No, en serio, lo que sí quiero decir es que dentro de todo soso hay alguien normal que aflora de cuando en cuando y se puede incluso destapar como una lata de fanta agitada.

¿Cuántos de vosotros habéis salido a la calle con los pelos pintados con los colores de vuestro equipo? ¿Cuántos de vosotros habéis puesto un par de banderillas a un carretón ante veintitantos señores? Me atrevo a decir que pocos de vosotros habéis hecho alguna de esas pequeñas locuras que el soso firmante sí que ha hecho. Y hay pruebas, veamos:
Con Alfredo, la noche del ascenso del Almería. 19/05/2007

 Gordo sí, pero no tanto. Que el carretón hace un efecto óptico chungo.
Que sí, que puedo hablar poco. Que sí, que suelo estar serio. Que sí, que no suelo beber alcohol. Pero que no es para tanto, hombre ya. Que todos somos como somos y en la variedad está el gusto. ¿Que soy más bien sosete? Pues ya. Pero que yo lo disfrute y usted lo vea muchos años.

2 comentarios:

  1. Dicen que correr es de locos...tu estás loco también!!!! jajaja

    Alfredo

    ResponderEliminar