martes, 21 de enero de 2014

Cumpleaños feliz te deseamos todos.

Hoy habrías cumplido 78 años, pero hace algo menos de tres meses tu cuerpo se cansó de luchar en la batalla que quizás él mismo se venía planteando desde hace ya demasiados años. A todos nos empezaban a parecer demasiados.

Pero esto no quiere ser una carta lacrimógena, ni mucho menos. Simplemente hoy, en tu cumpleaños, te quiero recordar, para no olvidarlos yo, algunos de los regalos más importantes que me has hecho a mí a lo largo de mi vida.

El primer regalo, y el más importante que un abuelo le puede hacer a un nieto es el de ese hijo o esa hija que es padre o madre para el nieto. En mi caso, la madre. Y como a las palabras "padre" y "madre" no les cabe mucho más, no creo que haya que extenderse aquí.

El segundo regalo me lo habéis hecho entre tu esposa, tu hija la mayor y tú. Y es el de bañar mi sangre con raices de una tierra a la que, nunca te lo reconocí aunque quiero pensar que siempre lo supiste, quiero. Me alegra mucho ser almeriense y casi en igual medida me alegra que mi sangre sea mitad malagueña, mitad cordobesa. Conocer Córdoba lo poquito que la conozco y saber que remanezco de esa tierra es para mí un orgullo. Y mira que siempre, entre bromas, nos hemos despreciado el uno la tierra del otro. Pero creo que siempre fueron bromas entre personas muy amantes de su tierra, pero que no pudieron evitar querer a la tierra del otro.

El tercer regalo es mi madridismo. A mis 27 años me pongo a pensar sobre ello y aunque mi padre sea más del Madrid que de los otros, creo que el madridista de veras de la familia siempre fuiste tú. Y creo que por eso yo hoy soy del Real Madrid. Y si lo pensamos con la mente fría, no es que seguir a un equipo sea necesariamente mejor que seguir a otros, pero ya que sigues a uno, no puede haber nada mejor que eso.

El cuarto regalo es el de tu simpatía, tu sonrisa y tu guasa; que no es que las haya heredado yo, pero sí que las he podido disfrutar. Junto a "la Terraza de Cervantes" que da nombre a este blog te he visto ser abuelo de tus nietos y un poco abuelo de muchos otros que no lo eran. Casi todos los niños de la Cervantes han crecido verano tras verano con tus bromas, con tus frases de siempre y con tu compañía. Algunos no se acordarán de ti, está claro, pero creo que otros pocos no te van a olvidar nunca. Y es muy bonito poder decir esto.

Y el quinto regalo, ¡qué tontería!, es una foto. Y la foto tiene miga porque en ella son patentes los efectos de la enfermedad y las medicaciones, pero sobre eso destaca más el alma. Soy un fotógrafo de pacotilla, pero creo que en esta ocasión el retrato ha conseguido su objetivo: captar el alma del retratado. Y la foto tiene miga, además, porque al rato una llamada de teléfono nos informó del fallecimiento del hermano de tu mujer. Pero qué fuerza tendrá esa sonrisa que cuando vemos la fotografía únicamente podemos pensar en lo bien que saliste y no en lo mal que vinieron las cosas aquel día.

En fin, cumplirías hoy 78 años. Y esperamos que de algún modo, donde estés, lo estés celebrando con quienes buenamente estén en tu compañía. Quiero pensar que tú nos ves cada día, y que nosotros algún día volveremos a verte. Por lo pronto hoy nos volveremos a juntar para celebrar una Misa en tu recuerdo, que es como soplas las velas ahora.

3 comentarios:

  1. Ahora lo he visto, tarde, pero lo he visto!! Ánimo ese cariño que tenías es muy parecido el que tenía mi hermana a mi abuela!! Sientete orgulloso de sentirte más andaluz que otros!! Tu abuelo estará orgulloso de ti! De lo que has conseguido! Yo me acuerdo con el y una broma que me hizo con una sopa, que estaba muy buena!! Me acuerdo hasta como estabamos sentados!! Tu padre a mi izquierda, tu a mi derecha, tu abuelo antu derecha presidiendo la mesa, tu abuela enf rente tuya y tu madre en frente mía!! Era una sopa de verdura o algo parecido, bastante bueno y me lo comí rápido y tu abuelo me dijo: échate más pero esta vez no te la bebas del tirón jajaja

    Alfredo

    ResponderEliminar
  2. Lo puse en otro comentario pero no se si se llegó a enviar.... por si acaso lo repito:

    El cuarto regalo, a mi también me lo hizo. Siempre en el recuerdo, siempre.

    Ric.

    ResponderEliminar