viernes, 22 de enero de 2016

Dones.

Lo confieso: tengo entradas a medio hacer para este blog. Están ahí, ocultas. Tienen título, o tienen una frase o tienen una imagen con una frase, como ésta:


La que tenía programada para esta semana va a tener que esperar, por ser un tanto inoportuna. Entro a ver qué tengo en Borradores y me encuentro esa frase relacionada con la película del bueno de Forrest Gump: tienes que hacer lo mejor con lo que Dios te dio.

Paradójicamente, o no, las lecturas en Misa del pasado domingo hablaban precisamente de los dones que Dios nos da (*) a cada uno y de que hemos de usarlos para el bien y ser agradecidos: jugar bien al fútbol, tener una actitud positiva, ser un buen orador, ser guap@, tener un cerebro privilegiado para la memorización o para las matemáticas, etc. Si todos usásemos nuestros dones para el bien, otro gallo cantaría. Si todos supiésemos ser agradecidos por nuestros dones, en lugar de volvernos engreídos, otro gallo cantaría.

¿Qué dones tienes tú? ¿A quién o a qué se los debes? ¿Cómo los usas? No me parecen malas preguntas para terminar una semana que al menos para mí ha tenido sabor a "quepasepronto".

(*) Reconozco que, pese a mis creencias religiosas, eso de pensar que Dios nos da todo lo bueno de manera expresa me genera un conflicto interno porque pienso que asumir que nos manda cuanto bueno tenemos implica asumir que también nos manda lo malo. ¿Alguien tiene resuelta para sí esta cuestión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario