lunes, 28 de agosto de 2017

25 años sin Camarón.

Hace unas semanas se cumplían 25 años del fallecimiento de José Monge Cruz, Camarón de la Isla (San Fernando, 1950 - Badalona, 1992). Me acordaba yo de mis primeros recuerdos relacionados con el genio de la Isla. El primero es de la noticia de su muerte y mi abuela explicándome lo malas que son las drogas. El segundo, es el de mis padres volviendo de Barcelona y regalándonos a mi primo un cassette de los Back Street Boys (recuerdo el nombre del disco, "Black and blue") y a mí un recopilatorio de dos CD's de Camarón de la Isla. Las cosas como son: aquello me sentó regular nada más. A mí el flamenco me sonabay me siguió sonando durante mucho tiempo, a gritar muy fuerte, y muy ronco, y con muchos "ay, ay".

Con el tiempo y tras muchos kilómetros escuchando aquellas canciones en el coche uno se fue aficionando a las más animadas: "Como el agua", "Volando voy", "Rosa María". Y precisamente creo que eso es lo que yo y muchos le debemos al gitanillo tímido y rubio de la Isla: que nos fuera metiendo poco a poco en el flamenco gracias a su modernización.

Yo no puedo glosar los cantes de Camarón: no tengo juicio para ello. Pero de todo lo leído -de nadie he leído más biografía que de José- deduzco el genio que habitaba en ese cuerpo enclenque y ajado por constitución y por la mala vida. 

Camarón editó "La leyenda del tiempo" en junio de 1979, un disco en el que contó con Tomatito, Raimundo Amador, Kiko Veneno, letras de García Lorca... Una locura. En la Wikipedia se lee -y lo doy por cierto- "Un disco revolucionario, que espantó en un primer momento a los puristas". Hay que ser muy especial para salir al mercado con algo así.Afortunadamente y con los años, "La leyenda del tiempo" ha terminado siendo considerado un disco como la copa de un pino y creo que todo un hito en la historia del flamenco que, con certeza, hoy sería muy distinto sin esta aportación de Camarón.

"Los que lo han escuchado y no les gusta mucho, yo creo que tienen que escucharlo más porque está muy bien conseguido"; "es distinto, porque el flamenco puro es una cosa y el flamenco pop es otra, entonces yo el flamenco puro como lo llevo dentro, lo tengo dentro y lo saco cuando quiera... entonces si encuentro posibilidades de hacer otras cosas y de salirme un poco... pues ¿por qué no lo voy a hacer?"; "es un flamenco pop, flamenco".  Son declaraciones del propio cantaor un año después de lanzar al público "La leyenda del tiempo". Yo me quito el sombrero ante la segunda.

Fotografía: El País
Coincidiendo con ese 25 aniversario Canal Sur hizo una programación un tanto especial donde se habló del Camarón artista destacando su faceta como músico entendido hasta niveles insospechados, e incluso como guitarrista. Personalmente y aun dejando de lado la normal exageración de las virtudes de un difunto, máxime cuando ha llegado a ser considerado prácticamente una deidad por miles de gitanos y no pocos payos, algo de oido debió tener quien tanto bien hizo a su género musical incluso mezclándolo con instrumentos propios de otras culturas, llegando a cantar flamenco, por ejemplo, con la Royal Philarmonic Orchestra, de Londres.

El Camarón taurino, el Camarón familiar, el Camarón enfermo... fue sin duda una persona con muchos prismas y muy interesantes al que, desde luego, las drogas hicieron de menos. ¿Qué hubiera sido de este hombre con mejor salud? Qué pena que haya quien hace de la droga su negocio hundiendo la vida de tantas y tantas personas que, quizás por ser débiles, han pagado con sus vidas todos los platos rotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario